martes, 17 de octubre de 2017

Polidori

John William Polidori (por F. G. Gainsford)
National Portrait Gallery, London

Ha sido una de mis historias literarias preferidas desde que tenía menos edad aún que sus lejanos protagonistas: ocurrió en junio de 1816, en una mansión suiza enclavada a la orilla del lago Lemán: Villa Diodati. Aquel año, el volcán Tambora, en Indonesia, junto con un acentuado mínimo solar, suprimieron el verano. Encerrados a causa de una sucesión de días y noches de tormenta, un grupo de jóvenes leía en voz alta historias de fantasmas para vencer el tedio. Eran el poeta Lord Byron, de veintisiete años, su entonces médico personal, John William Polidori, de veinte, el también poeta inglés Percy B. Shelley, de veintitrés, y quien aún no era esposa de éste pero sí su amante, Mary W. Godwin, de tan solo dieciocho. Fue Byron quien propuso que cada uno de ellos escribiera su propia historia de espectros y aparecidos. De aquel desafío surgirían dos de las figuras esenciales de la literatura de terror: el monstruo de Frankenstein, que le proporcionó a Mary Shelley la inmortalidad tras la publicación de su novela dos años después, y el vampiro, surgido de la imaginación de Polidori, pero que no le trajo a su autor gloria alguna: titulado así, El vampiro, el relato se publicó 1819 (setenta y ocho años antes que el Drácula de Bram Stoker) sin su consentimiento y atribuido a Lord Byron, quien se apresuró a desdeñarlo como obra ajena y mal escrita.

Tal vez no hubiéramos sabido nunca acerca de aquella velada en Villa Diodati de no ser porque Mary Shelley se refirió a ella en el prólogo de su Frankenstein; or, The Modern Prometheus. También Polidori escribió sobre el asunto -más o menos- en su diario de aquellos días, pero quién lo ha leído. De hecho, es posible que tampoco hubiéramos sabido gran cosa del doctor sin ese prólogo, donde Mary le menciona con un compasivo “pobre Polidori” y le imputa para el reto de Byron, falsamente o por olvido, un argumento grotesco sobre una dama con cabeza de calavera que acabó abandonando. ¿Cómo aspirar a ser tomado en serio por editores o lectores después de aquello, después de ser presentado de manera tan ridícula en un libro de tan descomunal éxito? ¿Cómo reclamar la autoría de El vampiro, si el escritor más famoso de Inglaterra ya había menospreciado la obra?

Es John W. Polidori uno de los más desdichados perdedores de la historia de la Literatura. Y sin embargo fue un joven de talento, debió de serlo, pues se licenció en Medicina a los diecinueve años. Y no sólo le interesaba la ciencia: su principal anhelo era alcanzar el éxito también en el terreno de las humanidades. Cuando en 1816 Lord Byron le eligió como el médico que habría de acompañarle en su largo viaje por Europa, Polidori sin duda imaginó que se le habrían los cielos: qué mejor forma de ver impulsada su carrera de escritor que estar cerca del más leído, el más extravagante, el más carismático poeta del mundo. Pero donde esperaba amistad y respaldo, el joven doctor encontró la burla, el desafecto, el trato degradante, actitudes que Byron contagió a sus invitados, los Shelley. Tras ser finalmente despedido, Polidori anduvo rodando de acá para allá un tiempo, publicó sin fortuna algún poema, siguió atrapado en los efectos del opio y acabó suicidándose en Londres, en 1821.

Todo esto lo cuenta Emmanuel Carrère en su novela Bravura, aparecida en España en 2016, aunque publicada inicialmente en 1984. Llevo leída más de la mitad, y aunque me costó entrar en ella ahora estoy ya plenamente enganchado a sus páginas. Es una obra audaz, que juega con el tiempo y hace de Polidori y los personajes de Frankenstein materia de una entretenida intriga literario-policial que salta de comienzos del XIX hasta nuestros días.



En cine, nadie ha contado mejor la historia de Villa Diodati y sus inquietantes derivaciones que Gonzalo Suárez en la excelente Remando al viento, de 1988, una de mis dos o tres películas españolas favoritas, obligatoria para todo estudiante de Literatura que quiera conocer el Romanticismo. José Luis Gómez encarnó a un desasosegado, rencoroso y en absoluto veinteañero Polidori, incapaz de hacerse respetar por aquel a quien tanto admiraba, ese Byron-Hugh Grant que en el lago, de noche, mientras el bote se desliza por la superficie de las aguas envueltas en brumas, interpreta con desgarro un antiguo canto albanés reducido a un largo grito.

Para divertirse a expensas de los mortales”, escribe Carrère, “los dioses eligen a veces a un auxiliar humano que, en consecuencia, se cree instalado en el Olimpo, y cuando los amos se cansan de sus servicios, él se siente un extraño entre sus semejantes”. (Traducción de Jaime Zulaika para Anagrama).



8 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

Eres una enciclopedia, Juan. Da gusto descubrir estas historias en tu blog.

Juan Herrezuelo dijo...

JL MARTINEZ CLARES: Es que realmente me fascina esa historia, desde muy joven. Y fíjate que cuando en la vieja tertulia de la Calle Suipacha empezamos a escribir relatos con puntos en común que pactábamos previamente entre nsosotros, ni siquiera caí en la cuenta de que estábamos haciendo un poco lo que hicieron ya en Villa Diodati. Abrazos

Melmoth el errabundo dijo...

Precioso texto, mi querido Juan, además de volver a coincidir en gustos. Antes de llegar a este libro de Carrére (creo que lo escribió por allá los ochenta), leí esa maravilla de William Ospina titulado "El año del verano que nunca llegó", intenso, poético, enigmático y muy seductor. No me extraña que te fascine esta historia, amigo mío. Quizá algún día nos encontremos de nuevo en la Villa Diodati para poner en tela de juicio este fin de los tiempos que nos ha tocado vivir. También recuerdo que en El Decamerón de Boccaccio se encierra un grupo de la peste que asola Europa y se entretienen en contar historias. ¿Sabremos contar nosotros historias? ¿Tendremos el vocabulario necesario para contarlas? ¿Sabremos qué contar? ¿Sabremos inventar? Poe en La muerte de la máscara roja también sitúa a un grupo de gente en un castillo para huir de otra peste, pero estos ya no cuentas historias, bailan y se emborrachan;solo se detienen cada vez que suena el reloj. Por no saber contar historias la muerte, al fin, llama a la puerta.

Un fuerte abrazo después de un tiempo, de un amigo que no te olvida.

Juan Herrezuelo dijo...

MELMOTH: Qué alegría contar de nuevo con tu palabra escrita, querido amigo, palabra que llega al calor de esas historias de miedo que se leían unos a otros en Villa Diodati, y entre las que hubiera podido estar la de Poe (que la escribió años más tarde, es cierto, pero que podríamos jugar a imaginar surgida de aquel reto de Byron). Me he lanzado a la relectura de La Máscara de la Muerte Roja (traducción Cortázar). ¡Qué gran historia! Cuánto de metáfora hay en ese príncipe Próspero –en esa prosperidad principesca- que pretende protegerse, junto con sus cortesanos, de la peste, para que solo ellos se salvaran. “Que el mundo exterior se las arreglara por su cuenta”. Pero nadie puede huir del tiempo que huye, ni de la muerte que nos elige. “El año del verano que nunca llegó” la buscaré con ardor. Nada me gustaría más que charlar contigo, mientras la tormenta que hoy ha llegado al sureste azota la ciudad ahí afuera, de estos tiempos finales que nos ha tocado vivir.
Tampoco yo te olvido, amigo. Ahora tu Tiempo ganado solo admite lectores invitados. No sé qué significa, pero lamento no poder repasar de vez en cuando alguno de tus textos.
Un abrazo fuerte.

Melmoth el errabundo dijo...

Mi querido Juan, mi blog está oculto porque lo estoy desmontando para aprovechar mis escritos en otras cosas, nadie tiene acceso. Mi blog está como en un astillero para ser desmontado.

Otro fuerte abrazo.

Juan Herrezuelo dijo...

MELMOTH: Lamento leerlo, por un lado porque así suena mucho más irrevocable la decisión de dejarlo, por otro porque además perdemos un impagable fondo documental con el yo tanto he aprendido y disfrutado estos últimos años. Ho pierdo la esperanza de que haya un cambio de ubicación. Un abrazo, Paco.

RECOMENZAR dijo...

Siempre que vengo aprendo algo
eres bueno para mi mente

Juan Herrezuelo dijo...

Gracias, RECOMENZAR