jueves, 8 de diciembre de 2011

Paisajes de película

Desierto de Tabernas (Almería)


Toda película encierra en sí misma al menos dos películas: Una tiene un guionista que aparecerá en los créditos, la otra se escribe sola y es la historia del rodaje, de sus avatares, de los tediosos pormenores con que se fueron hilando los recursos técnicos, los trucos interpretativos y la simulación de los escenarios; la primera es una enorme mentira y el espectador ha de jugar a creérsela para poder seguir la trama hasta el final. La segunda es cierta y absolutamente privada, a pesar de la desordenada multitud que la protagoniza: en esta segunda película, la que no verá nadie, los enamorados son dos actores que apenas se hablan entre escena y escena, las más heroicas heridas surgen del habilidoso pincel de un maquillador, los pueblos son un entramado de fachadas apuntaladas y los paisajes rara vez se corresponden con los lugares que nombran los personajes: dentro de esa gran y hemosísima mentira que es el cine pudo ser posible, por ejemplo, que para trasladarse de una ficticia estación de ferrocarril en La Calahorra (Granada) al hoy llamado Rancho Leone, en Tabernas (Almería), fuera necesario atravesar Monument Valley (Arizona). La película se título en España Hasta que llegó su hora; trabajaban Henry Fonda, Claudia Cardinale, Charles Bronson y Jason Robards: no recuerdo sus nombres falsos ni tampoco cómo llamaban a los lugares donde se desarrollaba la acción; Tucson o Sonora o El Paso, vete a saber.

Fonda, Cardinale, Leone, Bronson y Robards
 
Así como los actores han de meterse en la piel de distintos personajes a lo largo de su carrera, las ciudades o provincias señaladas por la industria cinematográfica como referente de exteriores pueden transformar su entorno para adaptarse a las exigencias ambientales de una película. No es el desierto o una playa o una placita de toros la que cambia su aspecto, claro, sino el director de fotografía o quien quiera que diseñe la puesta en escena, pero eso no impide que el paisaje sea algo vital, expresivo, sorprendente incluso a pesar de su condición inmutable. Sólo quienes vivimos en Almería, somos capaces de identificar al instante una rambla de Tabernas o La Peineta de Mónsul, podemos reconocer nuestro entorno aunque la película sea una de vaqueros o bélica o de romanos, aunque sea modesta o suntuosa, de la misma forma que sólo la familia y los amigos de un actor conocen su verdadera personalidad y pueden disociarla con justicia de la urdimbre de imposturas que ha ido tejiendo a lo largo de tantos argumentos dispares.

La cartografía de nuestros sueños está trazada a través de un buen puñado de paisajes cinematográficos, y algunos nos son próximos física y sentimentalmente, incluso aunque no los hayamos pisado: nos reconocemos en ellos, en la ondulante sucesión de colinas sedientas, en los plomizos meandros de una torrentera, en la abigarrada tramoya de un poblado que desconcierta al viajero por su aire de anacrónica y fantasmal urbanización en medio de la nada, en un cortijo extendido sobre un breve llano de cuyo aljibe tal vez bebió alguna vez Peter O’Toole o George C. Scott o Yul Brynner, en una duna, en el mar adormecido, en una torre, en un acantilado familiar, y en la luz, la luz siempre, rotunda, dilatada, abrasiva, espejeante.

 Mónsul

8 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

"... la luz, la luz siempre, rotunda, dilatada, abrasiva, espejeante". Amigo Juan, esto es Almería. Una descripción luminosa. Abrazos rotundos, dilatados.

ethan dijo...

Algunas veces hemos podido ver esa segunda película en forma de documental. Recuerdo la del rodaje de Apocalipsis Now, y hay uno muy bueno sobre la filmación de Fitzcarraldo, y más...
Un abrazo

Raúl dijo...

"Sweet Water". Así llamó Leone al lugar en el que ubicó el rancho de "el pelirrojo".
La pregunta que me nace hacerte es sí, partiendo de esa memoria individual y real, que después pasa por la termomix de los sueños cinematigráficos, a pesar de todo uno consigue realizar el viaje que le proponen en la película (a la Roma clásica, al salvaje oeste, al caluroso y ondulado desierto,...), o si por el contrario no puede escaparse de los parámetros de la conciencia.

abril en paris dijo...

Se me ha adelantado Raúl..iba decir lo de Sweet Water.
Siempre recordaré los primeros cinco minutos en la estación de tren ( el ficticio y que para tí es tan real ) donde una mosca recorre la cara de un tipo con el ojo estrásvico.Y la música de Ennio Morricone..la armónica como presagio de que algo va a ocurrir Tipos duros y venganzas pospuestas..una hermosa mujer y el ferrocarril como inicio de una nueva vida para ese desierto .

¡Qué suerte la tuya vivir tan cerca del mar !

Un beso congelado desde las tierras de la meseta

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Así es el cine y los de Almería teneis el orgullo de haber dejado inmortalizadas vuestras dunas, playas y cerros o mantañas. La verdad es que todo es como lo describes para bien de los expectadores y todo el que difrutamos de una buena película. Aquella fue una época brillante para Almería y sus habitantes, ahora queda ese bonito recuerdo y todoeltrabajo hecho.
Besicos muchos.

mi nombre es alma dijo...

Y a veces esa historia detras de la cámara, ese paisaje reconocido y reconocible, encierra mejor cine que la propia película.

Myra dijo...

Qué bonito has descrito ese otro paisaje de las películas. En un viaje a Praga pude ver, de casualidad, el rodaje de una escena y me maravilló ver ese espacio de otro tiempo, otra época, traído hasta una calle cualquiera. Sentí la magia pero también sentí algo de desencanto.
Yo siemnpre recordaré la banda sonora de Hasta que llegó su hora..

Un beso

Marcos Callau dijo...

Hola Juan. Realmente es una suerte poder reconocer estos paisajes de película y saber lo que realmente esconden. Un abrazo.