martes, 23 de junio de 2015

GIMLET

 
                                                                                                                        JFH

«-Me gustan los bares cuando acaban de abrirse. Cuando la atmósfera interior todavía es fresca, limpia, todo está reluciente y el barman se mira por última vez al espejo para ver si la corbata está derecha y el cabello bien peinado. Me gustan las botellas prolijamente colocadas en los estantes del bar y los vasos que brillan y la expectación. Me gusta observar cómo se prepara el primer cóctel de la noche y se coloca sobre una impaciente bandeja con una servilletita doblada al lado. Me gusta saborearlo lentamente. El primer trago de la noche, en un bar tranquilo, es maravilloso». Terry Lennox en El largo adiós, de Raymond Chandler.

Suenan morosamente una trompeta, un saxo, un piano, una batería y un contrabajo, lento diálogo musical en el que los instrumentos conciertan una nostalgia no revelada, jazz noir para una nueva Noche de San Juan en el Loser con cóctel y algo de conversación en la barra, donde está servido ya el primer Gimlet. Atmósfera de novela y cine negro: toda la singular iconografía del universo criminal años cuarenta-cincuenta parece brotar de la copa de Martini que le da forma triangular a este frío brebaje de color verde pálido: el fuego de la cerilla delatando el endurecido rictus de los labios que sostienen el cigarrillo, los ojos entrecerrados a causa del humo, la mirada torva bajo el ala del sombrero, la gabardina de anchas solapas con el cuello levantado, el chirrido de las ruedas de un Plymouth al girar una esquina a toda velocidad, una felina silueta de mujer iluminada brevemente por la luz de los faros; glorioso blanco y negro de las junglas de asfalto y los atracos perfectos, de los jefes de Homicidios que se exceden en los interrogatorios, del contoneo de una rubia de largas piernas; smooth jazz aunque sobre todo Waxman, Steiner, Rózsa, Tiomkin, la música mejor concebida para la presentación de los tipos más duros que ha habido nunca, de los que empuñan un arma a media altura sin que la mirada revele que están a punto de apretar el gatillo, sin que el estampido del disparo les altere el gesto; puertas de cristales esmerilados con el nombre del detective y un “vuelvo enseguida” escrito en una cuartilla, el calor del Sur de California -San Bernardino, Pasadena, Los Ángeles, Hollywood, Encino- que obliga a veces a llevar la americana doblada en el brazo y el nudo de la corbata aflojado, la naturalidad del sombrero siempre, la cintura del pantalón alta y la corbata corta, el crujido de la grava en el camino que conduce a la puerta de la mansión estilo español donde espera el millonario que teme por la reputación de su malcriada hija, la pulsera en ese tobillo que desciende una escalera y será la perdición de un agente de seguros, los diálogos rápidos y cargados de cinismo, el olor a pólvora en el aire, el estallido cegador de un flash sobre un cadáver tendido en un callejón, un grito femenino en mitad de la noche, el aullido metálico de una sirena.

Ocurre que si el Gimlet está considerado el cóctel noir por antonomasia es específicamente por la novela El largo adiós (The Long Goodbye), de Raymond Chandler, 1953, y no por ninguna otra. La bebida en cuestión está vinculada a esa parte del libro –los primeros capítulos- que se apoya en la amistad entre el detective Philip Marlowe y Terry Lennox, una amistad a primera vista, breve y no tan íntima que les permita tutearse. La primera vez que Marlowe le vio, Lennox estaba borracho en un Rolls Royce y la muchacha que lo acompañaba le dejó abandonado en el asfalto. Se vieron unas cuentas veces, no demasiadas. Iban a algún bar, sobre todo el Víctor, y tomaban Gimlets. Según Lennox “el verdadero Gimlet está hecho mitad de gin y mitad de jugo de lima de Rose y nada más. Deja chiquito al Martini” (“a real gimlet is half gin and Rose’s lime juice and nothing else. It beats martinis hollow”). Si Marlowe le hubiera preguntado más sobre su vida, o incluso sobre las cicatrices de su cara, antes de ayudarle a huir a México, tal vez se hubieran podido salvar un par de vidas, pero no más.

Raymond Chandler (1888-1959)
Identificamos a Marlowe con el rostro de Humphrey Bogart, sobre todo (El sueño eterno, 1946), aunque también lo encarnaron, entre otros, un maduro Robert Mitchum en 1975 (Adiós, muñeca) y Elliot Gould, en una decepcionante adaptación de El largo adiós dirigida por Robert Altman en 1973. Sin embargo, Raymond Chandler afirmó que el actor que mejor lo representaba físicamente era Cary Grant, tal y como se recoge en la magnífica biografía escrita por Frank MacShane. Chandler, un hombre desdichado, sensible en lo personal y asombrosamente duro en lo literario, tímido y por tanto sarcástico y hostil con los extraños, alcohólico y “ferozmente romántico”, según señaló él mismo, escribió El largo adiós en penosas circunstancias, pues su mujer estaba gravemente enferma. Pretendía, además, que fuese su gran novela, la obra que le permitiera ser considerado algo más que un buen autor de historias de crímenes: no le importaba que el misterio resultara obvio, le importaba “la gente, el mundo corrompido en que vivimos y el hecho de que cualquier hombre que intente ser honesto acaba pareciendo sentimental o sencillamente insensato”. La novela nacía de la necesidad de la amistad y el amor, aunque eso significara cambiar el carácter de Marlowe, hacer que se involucrase personalmente en la trama. Y el resultado fue la mejor novela negra que se haya escrito nunca.

Respecto al Gimlet, ese trago moderadamente ácido que no admite demoras, al parecer sólo en el Loser respetamos aún la fórmula magistral que se propone en El largo adiós. Fuera de aquí, hay consenso a la hora de desdeñar la proporción a partes iguales de ginebra y lima establecida por Raymond Chandler (o por Lennox): el Gimlet se prepara en coctelera, con hielo, dos tercios de ginebra y un tercio de lima, preferentemente Rose’s, dicen, aunque el que servimos en el Loser está elaborado con Lima Tropic Rives y ginebra al cincuenta por ciento. José Luis Garci, en ese vademécum de coctelería fílmica que es su libro Beber de cine, propone trocear una lima y machacarla previamente en la coctelera; asegura Garci que “el Gimlet es a los cócteles lo que la voz en off a las películas negras”, y advierte de los efectos de su ingesta: “si quieres descubrir en qué grado eres un tipo duro, atrévete con dos; pero no olvides apuntar en el espejo de tu baño lo que el asesino de Fritz Lang: «Por favor, captúrenme antes de que beba el cuarto»”.

En cuanto a su origen, corren varias historias. Se cuenta de un cirujano de la Marina Real Británica llamado Thomas D. Gimlette que en torno a 1879 se lo administraba a los marineros para aumentar el consumo de vitamina C y combatir así el escorbuto. Se habla también de ciertos carpinteros sin identificar que en 1928 bebían, al parecer frecuentemente, una mezcla simple de ginebra y jugo de lima, a la que llamaron gimlet, ‘barrena de mano’, y hay quien se refiere a la herramienta con la que los camareros abrían un orificio en los barriles de los licores espirituosos; desde luego, la idea de una pequeña taladradora ofrece una imagen algo exagerada de los efectos del bebedizo en cuestión, y yo prefiero pensar en este cóctel como símbolo de la amistad, aunque sea una amistad triste, solitaria y final, igual que aquel adiós que Marlowe se niega a pronunciar en el desenlace de la gloriosa novela de Raymond Chandler.


Bogart y Bacall derrochan clase en una escena de El sueño eterno, dirigida en 1946 por Howard Hawks a partir de la primera novela de Raymond Chandler, con guión de William Faulkner... Si, el cine fue esto una vez...

14 comentarios:

abril en paris dijo...

Literatura y un cierto ambiente, esa atmósfera que recreas y nos cuentas. Un local con clase, como ese cine que ya no se hace.
Un par de sorbitos..no vaya a ser que se nos suba a la cabeza..¡chin-chin...!¡umm..delicioso! ;)

¡Felicidades Juan, por una noche larga y hermosa!

Marcos Callau dijo...

Brillante, amigo Juan. Acabo de leer "Playback" y todavía tengo el regusto Chandler en la retina. Me encanta el Gimlet. En Jaca, en el Café literario El Ateneo, también lo tomamos con lima Rives. En cuanto a sus orígenes, parece que en la historia de los marineros y el escorbuto, coincide con las historia del Gin Tonic. Claro que, tampoco son tan distintos, excepto en la Vitamina C. Genial tu artículo. Lo he paladeado con esmero, poco a poco, como a un buen cóctel. Abrazos noir.

José Luis Martínez Clares dijo...

Marlow es Bogart... son los condicionantes de mi videoteca particular. En cuanto a ti, amigo Juan, eres una enciclopedia de las que no pesan. Da gusto leerte. Venga ese gimlet!!! Y, naturalmente, feliz día de San Juan. Un abrazo

ethan dijo...

Me gusta como describe Chandler los bares recién abiertos, pero también como tu amigo Muñoz Molina narra el ambiente de un bar a punto de cerrar.
El Marlowe de Chandler era un poco más frágil que el que da vida Bogart, aunque en pantalla sea el que más nos gusta. Quizás el Marlowe de Dick Powell sea el más cercano a lo que quiso el autor que, en efecto, se imaginaba a Cary Grant en la piel del detective.
"El largo adiós" sólo la he leído dos veces, tengo que remediarlo pronto.
Abrazos.

Setefilla Almenara J. dijo...

Me gusta mucho la fotografía, muy fresca y apetecible incluso para los que no gustan de las copas, como es mi caso. La introducción de este artículo no tiene desperdicio, amigo, no es posible un inventario más prolijo y preciso de escenas de ese cine noir de los cuarenta, cincuenta, observo también que los matones o detectives de hoy, tan venidos a menos, ya no apuntan empuñando el arma a la altura del estómago como lo hacían aquellos, gracias por traer a Chandler, las variantes del gimlet, Garci a propósito, y gracias por esa escena absolutamente seductora de Bogart y Bacall, todo disfrute.
Un abrazo admirado.
Sete.

Juan Herrezuelo dijo...

ABRIL: Como gerente de este establecimiento, ningún elogio podía llegarme más hondo: local con clase, como ese cine que, en efecto, ya no se hace, pero cuánto se añora… Gracias y un beso (ya ves si ha sido larga la noche, que no la he dado por terminada hasta hace media hora…)

Juan Herrezuelo dijo...

MARCOS: En Playback, su última y crepuscular novela, hace Chandler la mejor definición de Marlowe: cuando la chica le pregunta cómo puede ser tan dulce un hombre tan duro, él le responde que si no fuera tan duro no estaría vivo y si no fuera tan dulce no merecería estarlo… Apoyo cualquier teoría respecto a las propiedades medicinales de cualquier cóctel, bebido siempre con moderación, entiéndase… Un abrazo

Juan Herrezuelo dijo...

JOSE LUIS MARTINEZ CLARES: Sin duda Bogart fijó la imagen de Marlowe: la suya es una presencia demasiado poderosa, a años luz de la de cualquier actor actual. Por lo demás, cuánta diferencia siempre entre la idea que un autor tiene de sus personajes y la que se hace el lector… Gracias por la felicitación, amigo José Luis. Un abrazo.

Juan Herrezuelo dijo...

ETHAN: Me reconozco en esa última frase: yo también he leído “sólo” dos veces El largo adiós, y hace demasiado tiempo. Es cuestión de volver a ella. Tengo muy olvidada esa Adiós muñeca de Dick Powell, me acuerdo más de la de Mitchum, demasiado envejecido ya y demasiado arquetípico (aunque siempre maravilloso). Estuvo bien James Garner en una versión de La hermana pequeña. Lamento que no haya una buena versión de El largo adiós: Altman se llevó la historia a los setenta y perdió su encanto… Un abrazo.

Juan Herrezuelo dijo...

SETEFILLA: Creo que es tu primer cóctel de San Juan en el Loser, y me alegra que te haya gustado. El Gimlet que preparamos aquí no es un trago duro y combina bien con cualquier clásico del cine. Los matones de hoy, como los héroes, son demasiado histriónicos, demasiado acartonados, demasiado modernos… Un abrazo agradecido.

Raúl dijo...

Según iba leyendo tu entrada, más seguro estaba de que, en el momento oportuno, harías referencia a esa fantástica guía de noches con humo y mañana resacosas que escribió Garci.
Fantástica lectura la que me regalas. Etílica.

V dijo...

Nunca se me hubiera ocurrido compararlo con la voz en off....pero ciertamente està muy bien traido....es cierto que el noir tiene su particular aroma, inconfundible, en ocasiones lo acompaña un wiskhy barato, en otras un còctel bien agitado. Gran novela el largo adios, tan largo que preferimos no despedirnos nunca de ella. Un abrazo

Horacio Beascochea dijo...

Bella y estimulante entrada. Salud. A veces es difícil quedarse con alguna novela de Chandler, pero sin duda que "EL largo adiós" es una de las mejores.

Abrazo desde Argentina

Roberto Montelana dijo...


Me he puesto una chaqueta y me he sentado en este mismo bar.
Me gusta esos tragos que saben a ficción.

Saludos!