martes, 6 de octubre de 2015

Alfanhuí

El Alfanhuí de Rafael Sánchez Ferlosio es, en más de un sentido, un libro maravilloso, a mi juicio el libro por el que más merecidamente su autor debiera ocupar el lugar de honor que en efecto ocupa en la literatura española gracias a su siguiente novela, El Jarama. Pero eso va en los gustos, claro. Como a tantos otros libros esenciales, he llegado a éste tardíamente, que no tarde: esos matices. Lo recuerdo rondándome con su extraño nombre durante mi infancia y juventud, porque formaba parte de aquella memorable colección de RTV Biblioteca Básica Salvat que no faltaba en ninguna casa, generalmente incompleta. Esta novela en concreto no estaba entre las que tenían mis padres; yo veía el libro en otras casas, entre los de color naranja, reservado para la narrativa y la poesía (el teatro en azul, el ensayo en verde), y me llamaba mucho la atención ese título tan raro en la portada, que por cierto era sólo una parte del título: el cabal venía dentro: Industrias y andanzas de Alfanhuí. Antes del verano lo busqué en esa colección, precisamente, atraído por una hermosísima cita que José Ángel Valente incluyó en su Diario Anónimo, y pude comprarlo al fin en una librería de lance.

Alfanhuí puede ser lectura de unos días o de varios meses, según el grado de disfrute que uno quiera permitirse. En el mes de julio yo había superado ya un tercio de sus páginas cuando lo cogió mi padre y burla burlando, a pesar de su actual mala vista para las letras de imprenta, se lo fue bebiendo en el sopor del estío. Qué cosas más absurdas cuenta, me decía, riendo, pero qué bien las cuenta. Seguramente le enganchó el que retratase el mundo rural mesetario de los años cincuenta, que él tan bien conoció, y puedo imaginar su gratísima sorpresa -que fue también la mía más tarde- al comprobar que en los últimos capítulos llega Alfanhuí a nuestra amada Palencia, ciudad que por "cualquier parte tenía franca y alegre la entrada y se partía como una hogaza de pan", y se pone a trabajar en una herboristería de la Calle Mayor, y sale a menudo a los campos de alrededor a buscar hierbas curativas.

'Realismo absurdo' podría ser una buena corriente literaria en la que incluir esta atípica, maravillosamente atípica novela española de 1951, pero no existe tal corriente -creo-; existe la de realismo mágico, del que bien podría ser avanzadilla en nuestro país, en espera de que empezaran a desembarcar los escritores latinoamericanos una década más tarde, y existe el surrealismo, y también lo real maravilloso: a medio camino entre estos territorios y el juguetón vanguardismo ramoniano se alza el Alfanhuí de Sánchez Ferlosio, con el eco entreverado de aquella picaresca estirpe de lázaros y buscones y guzmanes.

Escrita con una bellísima prosa poética, precisa y minuciosa en la descripción, Alfanhuí está construida con muy breves capítulos repartidos en tres partes. Admirado, ya desde el principio me dio por pensar en esos textos breves que hoy en día tratan de pasar por microrrelatos con el aplauso de algunos astutos promotores, y que no son sino, en la mayoría de los casos, fragmentos sueltos, ocurrencias, frases ingeniosas, pinceladas narrativas a la sombra -escueta- de un duradero dinosaurio. (Hay cierto libro reciente dedicado a este género en el que los microrrelatos están ordenados por su extensión, de los más largos a los más breves, y juro que el último, como por otra parte era previsible, es una página en blanco, salvo por el título y el nombre del autor, que es la versión narrativa de aquel lienzo en blanco que dio lugar a Arte, la magnífica obra de Yasmina Reza que Flotats, Pou e Hipólito elevaron a la cumbre de la escena teatral). Por el contrario, cada uno de los 41 capítulos de Alfanhuí, que forman parte de una única historia, podrían al mismo tiempo ser una historia independiente; más aún: con frecuencia encuentra el lector párrafos con una notable autonomía argumental, auténticos microrrelatos, lo que le confiere a la novela de Ferlosio la virtud de ser una miríada de historias dentro de una historia mayor. Valga este ejemplo con el que acabo ya, y con el que pretendo lograr interesar a otros en este libro imprescindible:

     "El maestro contaba historias por la noche. Cuando empezaba a contar, la criada encendía la chimenea. La criada sabía todas las historias y avivaba el fuego cuando la historia crecía. Cuando se hacía monótona, lo dejaba languidecer; en los momentos de emoción, volvía a echar leña en el fuego, hasta que la historia terminaba y lo dejaba apagarse.
     Una noche se acabó la leña antes que la historia, y el maestro no pudo continuar"


Jarrón con cardos. Escolástico Fernández

13 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

Tardíamente, amigo Juan. Gracias por leerlo y por contarlo. Otros seguiremos tu ejemplo. Sobre todo después de leer ese micro final que haría palidecer, seguro, a los más reputados "microcuentistas". Un abrazo

L. N.J. dijo...

Hola, lo he leído dos veces. Lo tengo entre "mis pocos preferidos". Para mí es un libro entrañable.

Saludos

V dijo...

Guardo un recuerdo imborrable....veo que no tenemos la misma edición pero eso es lo de menos....también lo leí en verano y estoy de acuerdo, el disfrute se conjuga con las buenas letras y la reflexión...que orgullosos podemos estar de nuestras letras....libros como este nunca pasan de moda...el jarama tampoco...y no se si es absurdo o no, lo que si se es que hechiza, un abrazo

Setefilla Almenara J. dijo...

Siempre que vengo por aquí tengo la sensación de que no he leído nada, seguramente sea así. Me voy animada con este título y pasaje, gracias.
Un abrazo.

Beatriz dijo...

Tus palabras contagian esa maravillosa "enfermedad " por la lectura.¡cómo no leerlo después de ese micro que avala todo tu texto!. Abrazos Juan( desde esta orilla hasta dentro de muy poco)

Miguel Cobo dijo...

Lo leí y releí con auténtica devoción y con el asombro de toda revelación y deslumbramiento en mi lejana juventud y, claro está, en esa misma mítica colección que adquirí y leí completa. Gracias por traernos y recordarnos esta joya.

"El gallo de la veleta, recortado en una chapa de hierro que se cantea al viento sin moverse y que tiene un ojo solo que se ve por las dos partes, pero es un solo ojo, se bajó una noche de la casa y se fue a las piedras a cazar lagartos. Hacía luna, y a picotazos de hierro los mataba. Los colgó al tresbolillo en la blanca pared de levante que no tiene ventanas, prendidos de muchos clavos. Los más grandes puso arriba y cuanto más chicos, más abajo. Cuando los lagartos estaban frescos todavía, pasaban vergüenza, aunque muertos, porque no se les había aún secado la glandulita que segrega el rubor, que en los lagartos se llama «amarillor», pues tienen una vergüenza amarilla y fría".

Raúl dijo...

Yo también llegué tardíamente a él, a pesar del mucho tiempo atraído por la sonoridad de su título. De hecho lo que me incitó a leer a Sánchez Ferlosio fue conocer que era hijo del falangista Sánchez Mazas a través de la novela de Cercas. 'Alfanhui' es una maravilla, ciertamente.
En cuanto a si existe el género del 'microrrelato' -algo que yo pongo en duda- este libro bien pudiera ser un antecedente. Sí.

abril en paris dijo...

Como dicen por aquí arriba Setefilla Almenara, tambien siento que no he leído nada o que lo mio son asignaturas pendientes para no pasar de curso.
Siempre consigues despertar en nosotros esa curiosidad por la obra de otro amigo escritor con esa generosidad y entusiasmo tuyo.

Un beso, Juan

Francisco Machuca dijo...

Espero que esta larga pausa sea solamente por pura pereza, amigo mío. Se te echa de menos.

Un fuerte abrazo.

Beatriz dijo...

Buenísima recomendación Juan. Lo he leído varias veces . Bellísimos cuentos , algunos de los cuales he llegado a memorizar como el de tu ejemplo...saludos y abrazos aún desde la otra orilla, siempre con el amargo sabor (aquí y allí ) de sentirme una extranjera del mundo..secuelas del exilio...dicen



abril en paris dijo...

Si se nos permite decir algo aquí. Se te echa de menos, Juan.

Un abrazo

Molina De Tirso dijo...

También lo disfruté en su día. Me gustó más que El Jarama, sin quitar a este ningún mérito. Pienso que este eclipsó injustamente a aquel.

María Perlada dijo...

Excelente recomendación.

Mil gracias