miércoles, 1 de agosto de 2012

Antonio Muñoz Molina en Estación Suipacha, 1988

Ésta es, verdaderamente, una ocasión muy especial, quizá la más especial que ha vivido el Loser desde que el local reabrió sus puertas aquí, en la red, y no ya en una novela titulada El veneno de la fatiga: el programa de radio Estación Suipacha sale de entre las brumas del tiempo, al menos un pequeño fragmento de él.

De todos los programas que llegamos a hacer a lo largo de más de medio año de emisión en aquel 1988 (calculamos que unos veinticuatro), éste que recupero aquí y ahora es el más emblemático. Recuerdo el largo proceso de grabación y montaje como si hubiera sucedido ayer mismo. Un mes antes, dos chavales de alrededor de 21 años, Francisco Ortiz y quien esto escribe, se habían encontrado por primera vez con un joven escritor de 32, Antonio Muñoz Molina, que con su segunda novela, El invierno en Lisboa, acababa de provocar un terremoto literario. De aquella conversación, desarrollada a medias entre nuestra admiración por la novela y la espontaneidad de Muñoz Molina en su trato con nosotros, surgió un programa de radio y algo más. Su duración, como la de todos los programas de Estación Suipacha, fue de cincuenta minutos. Aquí recuperamos los diez primeros.

La magia de la radio y la magia del blog (que también la tiene) se unen. Ahora se apagan las luces del Loser, se hace el silencio entre la concurrencia, suena el pitido de un tren, una melodía de cabecera, suenan nuestras voces de hace veinticuatro años, y el ocasional crepitar en los surcos de vinilo, y entre fragmento y fragmento de alguna sinuosa pieza de jazz suena de repente un alboroto de tazas y cucharillas y conversaciones al fondo, los ruidos de aquella cafetería donde la entrevista tuvo lugar hace ya tanto...


Y abro aquí un pasadizo hacia el reencuentro entre Muñoz Molina y Francisco Ortiz, de nuevo entrevistado y entrevistador, en perfecta complicidad veintidós años después (diciembre de 2010): en el veterano blog del segundo, Novela negra y cine negro. Un bello "hablábamos ayer", esta vez sobre su novela Beltenebros.
 ...No podía dejar el Loser en mejores manos, en mejores voces, en mejores letras, durante este mes de agosto...

Antonio Muñoz Molina y quien esto escribe durante la presentación en Madrid
de El veneno de la fatiga, en 1999 (foto: Alianza Editorial)

12 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

"El invierno en Lisboa" marcó un antes y un después. Tuve la suerte de que me lo diese Muñoz Molina en persona por haber escrito un relato sumamente infantil, pero que fue de su gusto. Durante la conversación, una compañera le dijo: "Es preciosa Lisboa, sus calles, su atmósfera". Él le preguntó que cuándo había estado. Y ella le dijo: "Nunca. Pero tú me has llevado con tu libro". Jamás lo olvidaré porque es lo más bello que se le puede decir a un escritor. Sólo teníamos dieciseis años y, al año siguiente, Muñoz Molina estaba dentro del temario de la Selectividad. Tremendo. Buen verano, amigo Juan.

V dijo...

Ante todo, que pases un estupendo verano, que luego me lío y se me olvida.
Que sabor tan auténtico tiene el programa de radio.Y que atmósferas tan acogedora para entrar en materia.
No he leido "el invierno en Lisboa" aunque si sobre ella y lo que supuso.Es un mal asunto ya que debiera ser al revés.
Sí he leido "Beltenebros" y la entrevista me aclara algunas cosas sobre su origen y significado.
Me he quedado de piedra, pero muy contento ante las rteferencias finales de tipo cinematográfico por razones obvias.
M esperaba ciertas referencias literarias pero me ha alegrado mucho lo de Ross Mcdonald.
Y todo esto te lo dice alguien que siempre ha envidiado a Muñoz Molina por compartir su vida y su literatura con la gran Elvira Lindo.
No pierdas esa foto Juan,dos grandes escritores mano a mano. Enhorabuena.

Francisco Ortiz dijo...

Volver a aquellos años, a escuchar la voces y el ruido de la cafetería acerca a la nostalgia y reclama sin duda el programa completo. Ánimo y a ver si nos lo das.

madison dijo...

Leí anoche tu entrada, y escuché la gabración, me supo a poco así que ahora he vuelto a escucharla y qué puedo decir...¡¡genial!!
Qué suerte poder conversar con Muñoz Molina, uno de mis referentes y una de las personas que mas admiro.
Felices vacaciones Juan

Carlos Espinar dijo...

Sin duda que gran momento para los tres, tanto vital como literariamente, tener la posibilidad de conocer y entrevistar a Muñoz Molina. Recuerdo que de alguna manera éste momento siguió vivo durante mucho tiempo, en comentarios, en anecdotas y luego fue él quien te apoyo en la publicación de tu primer libro: "Desde el lugar donde me oculto", que lo publicaste en la Edit. "La General", si no recuerdo mal. Que gran momento. Un gozo volver a escucharos, creo que nunca había escuchado este programa, a pesar de hablar de él tan a menudo. Gracias por regalarnos éste momento. Un abrazo.

maria candel dijo...

Conozco a Muñoz Molina, por sus artículos periodísticos, me gusta su estilo claro ,conciso, no gasta mas palabras de las que necesita para expresar muy bien sus ideas,me imagino que seria todo un gustazo entrevistarle y conocerle personalmente, que suerte.
Un feliz descanso amigo Juan, esperaremos tu vuelta para que nos traigas nuevas recomendaciones.
Un abrazo

Mario Salazar dijo...

Tengo algunos libros de Muñoz Molina, lo leía en babelia algunas veces, me parece interesante, le atraía y hablaba de pintura, un rubro artístico que me gusta bastante, leí la entrevista y se ve el aprecio que lleva por el cine, considera que hay perfección en el cine negro. Seguramente abordaré alguna novela suya en algún momento, es un autor a tener en cuenta, bien por el programa de radio. Saludos.

J.C.Alonso dijo...

Lo primero, no conocía tu blog. Cuenta con el seguidor número 100. Lo segundo me ha emocionado esa foto, porque al bueno de Antonio se le atisbaban incipientes arrugas de sabiduría. Y lo tercero, que recuerdo los tiempos granadinos castrenses de risas con la tropa de 091 y el gran Joe Strummer en “el Silbar”, verlo hacerse una que otra cerveza… Saludos cordiales

Ladurie dijo...

qué años, recordar... vivir... se apetece leer a Muñoz.
Saludos afectuosos

Juan Herrezuelo dijo...

AMIGOS: Voy retornando poco a poco de mi reposo analógico, de esas formas neobucólicas de vida donde apenas caben los teclados y las pantallas, lo justo para haber ido leyendo vuestros comentarios, pues la entrada que dejé era tan especial para mí que estaba obligado a conocer las reacciones que despertaba. Agradezco, como siempre, vuestras visitas, y me alegra que coincidamos en un escritor, Muñoz Molina, que a mi juicio está entre lo mejor de las letras hispanas de los últimos 50 años. Mi especial gratitud, si me permitís los demás, a J.C. ALONSO, ese inquietante bypass tan cercano a mí y a muchos de los que hemos establecido relaciones por aquí, quien convirtió en centenario el honorable cuadro de seguidores del Loser: nada parecido esperaba cuando abrí este blog-bar, puedo asegurarlo.
Un abrazo para todos.

Ann@ Genovés dijo...

Amigo,
Dejaste un hermoso artículo con el que endulzar el cálido agosto. Como tú opino que Muñoz Molina es uno de los mejores escritores hispanos de los últimos tiempos.
Me enamoré de Lisboa tras leer su novela. Saludos
Ann@

Raúl dijo...

Sonrío.
Me ha costado reconocer a Paco en aquella voz de sus 21.
Qué cortos se me han hecho los diez minutos que nos regalas; qué envidia me habéis dado.