sábado, 26 de julio de 2014

Matute una vez... y siempre

rase una vez una niña eterna llamada Ana María, cuyo padre, mediterráneo, hubiera podido ser amigo de Ulises, según ella pensaba, y cuya madre, castellana, hubiera podido serlo del Cid, y que a muy temprana edad creyó descubrir a través de sus primeras lecturas que acaso su lugar de procedencia estaba ahí, al otro lado de las letras y las páginas y el érase una vez que le abría a la fantasía; una niña de rebosante imaginación que inventaba y escribía y dibujaba todas aquellas historias que acudían incesantemente a su cabeza quién sabe si como recuerdos muy anteriores a su existencia real; una niña asombrada ante el sindiós de una guerra civil, que perdió la tartamudez en el curso de los muchos bombardeos a los que fue sometida su ciudad, como si se tratara de un gran hipo del habla que el más oscuro de los miedos cortara de golpe, y que en el desbarajuste social de la contienda supo que más allá de la plácida burguesía de la que su familia formaba parte existía esa otra verdad de la gente pobre, la verdad verdadera de las largas colas del pan, la horrible verdad de que el mundo de los adultos estaba gobernado por el resentimiento y la desigualdad; una niña arbórea que a los once años comenzó a escribir una novela titulada “Juanito” que cada noche, a la luz íntima de una linterna, iba leyendo a sus hermanos hasta el suspensivo continuará; una niña rara, según les parecía a todos, que vivía en su propio mundo y le hacía confidencias a su muñeco Gorogó, que su padre le trajera de Londres a sus cinco años; una joven ilusionada que un día hubo de pedirle a su padre que firmase por ella su primer contrato editorial, pues ella era menor de edad, y que durmió toda una noche con su primer libro impreso bajo la almohada, sueño cumplido sosteniendo los otros sueños, los que la mente urde mientras dormimos, ya no historias escritas a mano en cuadernos con tapas de hule, sino letras de molde y páginas cosidas en pliegos y tapas y lomo y Ana María Matute Los Abel Ediciones Destino, un libro de verdad, sí, como aquellos que la habían hechizado; érase una autora de libros hermosos y trágicos, de una Primera memoria que tal vez sea el más hermoso de todos, capaz, digamos, de mover a las lágrimas al padre de una niña que va acercándose a esos catorce años desde los que la narradora se sabe indefensa entre la raza extrajera de los adultos y su condición de extrajera de sí misma, absurda y fuera del mundo y del tiempo, monstruosamente varada entre la niñez que ha perdido y la mujer que no es aún; érase una esposa infeliz que escribía constantemente, a veces con su pequeño hijo sentado en las rodillas, mientras un marido Rasputín, vividor y sablista, vocacionalmente desempleado porque así entendía su oficio de poeta maldito, empeñaba sus libros, el cochecito del niño y hasta la máquina de escribir de Ana María, érase una joven libre que escapó del Castillo de If de su matrimonio, desafiando a los peores villanos del cuento, y a quien le arrebataron por ello a su hijo, una madre que no tuvo a su pequeño durante casi tres años y que luchó por él, y que lo parió por segunda vez el día que al fin se lo devolvieron para siempre; érase una mujer enamorada de nuevo, de un hombre bueno y guapo como Paul Newman, según ella decía, una mujer que dejó atrás los malos momentos y alcanzó la plena felicidad con ese segundo compañero y que sin embargo fue perdiéndose quién sabe por qué en el bosque tenebroso de la depresión, no uno de esos bosques a los que naturalmente ella pertenecía, sino uno sin duendes, hecho de sombras y aullidos, y perdida ya en él la muerte le arrebató también al hombre que amaba; érase una escritora que dejó de escribir, que calló durante veinte años las muchas historias que la habitaban y que, poco a poco, renaciendo plateada de su abatimiento, fue componiendo en una larga novela que tenía ya empezada de antes y que no se parecía a las otras, las que hablaban de la guerra y de lo que vino después de la guerra, ni tampoco a los cuentos para niños por los que algunos lectores la identificaban, sino que era una monumental saga medieval transida de magia y de seres fabulosos y de tristeza también, y agarrada a la cola del dragón del reino de Olar se elevó por encima del olvido en el que había caído su obra, y fue otra vez y para siempre la niña eterna que inventaba sin parar y no creía en las casualidades, cuyo cuerpo iba envejeciendo pero cuya voz conservaba la delicada dulzura de una infancia soñadora, una niña octogenaria ya, que seguía viajando con Gorogó, su muñeco fiel, el muñeco de su primera memoria, y que creía, con la intuición de los seres nacidos en lo mágico, que su pensamiento permanecería más allá de la vida física, porque así había de ser forzosamente; una niña perpetua que escribió una última novela y suavemente se deslizó después hacia su propio colorín colorado, tras el cual ya no es más de este lado, sino del de Andersen, Perrault, los Grimm, Lewis Carroll, James Matthew Barrie, Verne, Faulkner, Cortázar y tantos otros, donde seguirá siendo otra vez, eternamente.

Foto: Álvaro Fernández Prieto


Texto para la fiesta homenaje celebrada en la Librería Zebras, en Almería
con motivo del que hubiera sido su octogésimo noveno cumpleaños 

9 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Estupendo, Juan. Un texto fabuloso, que hubiera sido del agrado de Ana María. Un adecuado homenaje. Con permiso, lo comparto. Abrazos, Juan.

José Luis Martínez Clares dijo...

Ya la admiraba, pero ahora la admiro mucho más. La admiro de esa forma en que tú la admiras. De la forma en que se escribe a las personas que admiras como tú lo has hecho: perfecto y sencillo. Como los besos que mi hija les da a sus abuelas

abril en paris dijo...

La admiración es infinita y complice contigo siempre, que nos regalas tus hermosas palabras que tan bien manejas. Nos enredas en ellas con generosidad. Como lo hacía ella, dulce y rara Ana María.
Me falta tanto por leer..me confieso ansiosa. Gracias un poco a ti.
Un beso

Miguel Sanfeliu dijo...

Un texto magnífico. Estoy seguro de que si pudiera leerlo, ella misma se emocionaría. Enhorabuena.

Raúl dijo...

Joder.
Qué maravilla de texto, Juan.

Pd.- Y sí, yo también opino que 'Primera memoria', puede ser la mejor de sus novelas.

Myra dijo...

Qué bonito texto, Juan, me he emocionado leyéndolo y cuando lo he acabado mi primer impulso era aplaudir.

Precioso homenaje. Un beso.

Beatriz dijo...

No me quedan dudas. Tu escritura hilvana sensaciones que traspasan la piel, y llega allí donde un buen texto tiene que cumplir su cometido,
que el lector se emocione, sienta. Vibre
A Ana Maria Matute, eterna niña soñadora, le encantaría leete "Juanito". Abrazos

Clarice Baricco dijo...

Me encantó tu texto y alientas a amarla.
Te cuento que conocí de su letras a través de una amiga española que conocí por blog. Hace poco compré el libro de sus cuentos completos y he empezado a leerla. Y me está gustando.
Abrazos fuertes. Siempres es un placer leerte.

Molina De Tirso dijo...

No siempre ocurre, pero en este caso la persona es inseparable de la artista y tú lo has reflejado de forma inmejorable.

Un saludo