lunes, 9 de enero de 2012

La venda antes que el desahogo

“La fuerza de la imaginación de mis desgracias es tan intensa y puede tanto en mi perdición, que, sin que yo pueda ser parte a estorbarlo, vengo a quedar como piedra, falto de todo buen sentido y conocimiento; y vengo a caer en la cuenta desta verdad cuando algunos me dicen y muestran señales de las cosas que he hecho en tanto que aquel terrible accidente me señorea, y no sé más que dolerme en vano y maldecir sin provecho mi ventura, y dar por disculpa de mis locuras el decir la causa dellas a cuantos oírla quieren; porque viendo los cuerdos cuál es la causa no se maravillarán de los efetos, y si no me dieren remedio, a lo menos no me darán culpa, convirtiéndoseles el enojo de mi desenvoltura en lástima de mis desgracias."

(Del capítulo XXVII de El Quijote)


Y como éste que empieza no parece que vaya a ser un buen año, es más que probable que a esas horas muertas de la jornada aumente el número de solitarios que entran en el Loser a tomar una copa y desahogarse. Las heridas, dicen, curan mejor al aire.

15 comentarios:

Kaplan dijo...

Juan, aquí uno. One for my baby, decía Sinatra... and one more for the road. Pues una más. Por las chicas, por el jazz, por Sinatra, por la amistad. Un feliz año, a pesar de todo.
Perdona este festejo mío hacia ti bien tardío.
Nos veremos.

Miguel Cobo dijo...

"Llegó con tres heridas,
la del amor, la de la muerte,
la de la vida..."

Entre Migueles -¡nada bobos!- anda el juego.

Y aquí llega otro -más modesto- a tomarse esa copa y las que se tercien (hay buen ambiente y buena compañía)y a lamerse las heridas.
Todo sea por apuntarse a este lúcido masoquismo existencial.

Un abrazo, Juan.

abril en paris dijo...

Si se aceptan señoras con boina yo me apunto a esa copa..eso sí con hielo.

Otro abrazo, éste.. más cálido.

José Luis Martínez Clares dijo...

Un doble, sin hielo. Por favor. Gracias.

Myra dijo...

Yo me conformo con tomarme una copa en este Loser pero con la condición de que ningún cuerdo venga a aburrirme con sus soflamas.
Prefiero vivir en mi locura.
Un beso

Francisco Machuca dijo...

¿Cuántas veces nos ha flaqueado la conciencia sintiéndonos como un personaje vapuleado al albitrio de un autor desconocido? La fiabilidad del mundo tal y como lo conocemos junto con las personas que nos rodean no es sino una frágil apariencia,y basta una sacudida para que los decorados y las máscaras se vengan abajo y revelen los horrores que encubren.¿Acaso no es la vida un envoltorio de sobras y quimeras?

Si leemos muy atentamente esta inmensa obra, vemos en el capítulo 19 de la primera parte, cuando Sancho le pone a don Quijote el nombre de El Caballero de la Triste Figura, le dice don Quijote: "Y así, digo que el sabio ya dicho (refiriéndose a quien está escribiendo) te habrá puesto en la lengua y en el pensamiento ahora que me llames El Caballero de la Triste Figura."
Primer indicio de un personaje de la novela consciente de ser un personaje de ficción.
En el capítulo 32 de la primera parte, cuando están todos en una venta hablando sobre libros de caballería, el ventero se emociona y lanza toda una diatriba de fantasías surgidas de este género. Dorotea le dice a Cardenio por lo bajo: "Poco le falta para hacer la segunda parte del Quijote."
Segundo indicio de personajes que son conscientes de que forman parte de una ficción cuando todavía la primera parte de la historia no ha sido publicada.
En el capitulo 2 de la segunda parte Sancho le dice a don Quijote: "...anoche llegó el hijo de Bartolomé Carrasco, que viene de estudiar de Salamanca, hecho bachiller, y yendo yo a dar la bienvenida, me dijo que andaba ya en libros la historia de vuestra merced, con nombre del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha; y dice que me mienta a mí en ella con mi mesmo nombre de Sancho Panza, y a la señora Dulcinea del Toboso, con otras cosas que pasamos nosotros a solas, que me hice cruces de espanto cómo las pudo saber el historiador que las escribió."

Un fuerte abrazo,amigo.Y perdona la extensión.Creo que me siento como tú y la obra de Cervantes siempre está cerca de nosotros.

Marisa dijo...

Aún no pudiendo negar ni queriendo cerrar los ojos ante el panorama que tenemos por delante este año, no debiéramos perder la capacidad soñadora y quijotesca. El Caballero de la Triste Figura murió justo cuando se la arrebataron...

Un abrazo, Juan.

Juan Herrezuelo dijo...

EMILIO (o KAPLAN), MIGUEL: Ese párrafo de Cervantes pareció aludirme. Habrá veces, compañeros, en que quien por aquí se desahogue lo haga mediante el machadiano “con el tú de mi canción”, es decir, que al bodeguero podría darle tristona a poco que se descuide.

J. L. MARTINEZ CLARES y ABRIL: con hielo y sin hielo, aquí se beben los vientos por los amigos.

MYRA: en lo que a mi respecta, y como dijo Dalí, la única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco. Figúrate si empatizo.

FRANCISCO MACHUCA, Es siempre un placer –que comparto con todos cuantos asoman por aquí, y que te agradezco- leerte por extenso. Como el cuchillero de “Sangre de Mayo”, creo que bastaría con esa obra total que es El Quijote para llenar toda una vida de lector, pues su grandeza y complejidad es insuperable.

Lo cierto, MARISA, es que cada vez queda menos espacio para soñar. Vuelvo a “Sangre de Mayo” y a lo que del caballero don Quijote se dice allí: tenía alas, pero no aire para moverlas.

Abrazos a todos.

Raúl dijo...

No es entrar, precisamente, en el club de los optimistas, pero... apuntadme.

Carmen F. Agudo dijo...

Si se aceptan titiriteros, vengo con Maese Pedro para brindar por el encuentro. Un beso Juan

José Luis Martínez Clares dijo...

Otra copa, por favor. Acabo de leer que Caballero lo deja.

Juan Herrezuelo dijo...

CARMEN: Se aceptan titiriteros, pero se liberan marionetas. Bienvenida y me sumo al retablo.

David C. dijo...

Esa frase de "El Quijote" me parece bien intensa.

Rossina dijo...

Claro que al alba perdura el dolor
y en ese dolor un tramo de letargo,
porque aunque dormidos el cuerpo del brazo al índice,
es todo un convenio...
Creo que siempre nuestro lápiz
se verá sostenido entre el pulgar y la nada, que por fin pasa a ser el todo, cuando las letras por fin nacen y llega este final sublime.

y aquí me afirmo,
aquí tan oscuro,
aquí fatalmente,
en el centro de todos los deseos
aún no doblegados.

Juan Herrezuelo dijo...

ROSSINA: Gracias miles por tu halagüeña interpretación. Efectivamente, hay una parte de nuestra labor creativa que se apoya en el aire y no controlamos, y aquella obra en la que llega a fraguar tiene al final una parte considerable de intuición y de azar.