lunes, 27 de enero de 2014

Noche de concierto: Sibelius y Lara St. John

Hace dos años y medio que una parte de nuestras vidas gira inevitablemente alrededor del violín. Es tan poco en términos de aprendizaje musical que todo lo que mi hija ha evolucionado en este tiempo equivale al gesto con que se inicia el primer paso de un largo, muy largo viaje a pie; y sin embargo, qué lejos ya de lo que yo, que jugué con ella en un principio a sostener el instrumento entre el mentón y el hombro, y a colocar correctamente el pulgar de la mano derecha en la nuez del arco, qué lejos de lo que yo aún puedo hacer con un violín en las manos, que es nada. Siendo ella la que empezaba a estudiarlo, fingimos que empezábamos juntos; ahora me limito a ajustar la almohadilla, a tensar las crines de su arco y a darles resina cuando vamos a practicar, y es ella la que leyendo la partitura repite una vez más un estudio de corcheas o una pieza de Weber o de Haendel o de Oskar Rieding que no por sencillas dejan de ser tan inalcanzables para mí como lo es para un pez la lectura en voz alta de una sola sílaba. 

Y esta parte de nuestras vidas nos ha proporionado ya alguna experiencia gratísima, la última este mismo fin de semana. El viernes 24 fue una noche mágica: la violinista canadiense Lara St. John, acompañada de la Orquesta Ciudad de Almería, interpretaba el Concierto para violín y orquesta de Jean Sibelius. Confieso que el anuncio del acontecimiento supuso para mí el encuentro con esta obra sublime de la música, y a medida que más y más la escuchaba en los días previos, más me emocionaba ser el poseedor de dos excelentes localidades. Completaban el  programa una selección de El Cascanueces -estupendo aperitivo, pues cuando mi hija era más pequeña usábamos la suite de Tchaikovski como fondo de nuestros teatros de marionetas- y, en la segunda parte, la sinfonía nº 9 de Shostakovich. La orquesta estuvo espléndida, como siempre, dirigida con manos maestras por Michael Thomas (Thomas es una de las mejores cosas que le ha pasado a esta ciudad en los últimos diez o quince años).
 Lara St. John durante su clase magistral en Almería la mañana 
siguiente al concierto del 24 de enero (Foto: JFH

Pero el interés principal estaba en Lara St. John, y en Sibelius, y en el Guadagnini ‘Salabue’ que uniría a ambos, un violín de 1779 que le fue cedido a St. John por un donante anónimo, y al que ella llama The Resurrection. Son más o menos las diez de la noche cuando finaliza la danza de los Merlitones, las sillas de los músicos que están a la izquierda del director se apartan hacia atrás, las luces del auditorio se atenúan de nuevo -¿o no llegaron a encenderse entre una obra y otra?-, y yo miro a mi hija como dice Cortázar que dos personas se miran antes de empezar un concierto, con un ligero temblor de despedida (“cruzaremos un río, habrá otro tiempo, el óbolo está listo”, añade Julio, también entre paréntesis). Antes o después de esa mirada ha salido St. John entre aplausos, ocupa su lugar en el escenario, de pie entre el concertino y el director, suenan los primeros acordes de violines, suaves, como soñados, como la bruma de aquel onírico Manderley, y Lara St. John comienza el primer movimiento para que a partir de ahí todo quede en suspenso durante algo más de media hora. 

Admitámoslo, todo intento de explicar con palabras una obra musical quedará siempre como de este lado, el nuestro, el que mejor conocemos, tan de colores, tamaños, sonidos, sabores y formas: tan de adjetivos. Quien posea conocimientos teóricos del lenguaje musical podrá describir lo que técnicamente dispuso el compositor y el artista ejecuta, pero no transmitirá ninguna emoción. Quien posea una sensibilidad poética podrá transmitir emociones, sí, pero emociones más literarias que musicales, a qué engañarnos. Aquellos largos sollozos de los violines otoñales que herían el corazón de Paul Verlaine con monótona languidez (y que jugaron su papel en el desembarco de Normandía) despiertan admiración como hallazgo metafórico, pero no enroscan su sonido alrededor del estómago. ¿Qué decir de la asombrosa interpretación de Lara St. John, entonces? Que hubo nostalgia y dramatismo y rabia y melancolía y delicadeza y fuego y atrevimiento y vértigo y altura y polonesa y complicidad; que hubo un viejo violín que lloraba y combatía y danzaba y una orquesta que estaba a su lado, como están los amigos, y callaba para escuchar, y apretaba los dientes cuando el meñique de Lara alcanzaba de pronto el filo cortante de la nota más aguda en el borde del diapasón. Fuimos testigos de una pura trinidad expresiva: se dirigió a nosotros la intérprete a través del viejo violín, pero también el viejo violín a través de la intérprete, y el compositor, en ausencia, a través de ambos. Nunca he tenido una sensación tan intensa de estar siendo interpelado a través de la música para intentar contarme una historia, tres historias, en realidad. Tras la apoteosis de Sibelius, Lara correspondió a las ovaciones regalándonos la giga de la partita número 2 de Bach. Ya digo: una noche absolutamente memorable.

Sin su 'Salabue' (Foto JFH)

A la mañana siguiente, los violinistas de la Orquesta Joven de Almería y los alumnos de su Academia –junto con algún que otro padre boquiabierto aún desde la víspera- tuvieron el privilegio de asistir a una master class impartida por la propia Lara: la genialidad en las distancias cortas, en la mirada atenta, en la indicación precisa y luminosa. El viejo ‘Salabue’ se quedó en el hotel, descansando en su estuche.

Nada me gustaría más que traer al Loser una versión del Concierto para violín y orquesta de Sibelius interpretado por ella. Pero no lo he encontrado. La mejor interpretación que se conoce de esta maravillosa obra es la del desdichado Christian Ferras. Yo dejo que sea nuestra siempre admirada Hilary Hahn quien lo toqué aquí.


11 comentarios:

U-topia dijo...

¡Qué joven es!

Esa experiencia musical compartida con tu hija es de las que nunca se olvida.

Es muy difícil, para los que desconocemos las complejidades técnicas de la música, explicar qué nos sugiere el escucharla. Así que no nos queda otra alternativa que poetizar desde la superficie de meros espectadores de la belleza que proporciona la música.

Un abrazo!!

José Luis Martínez Clares dijo...

Qué bello es escribir de algo que se ama. Y qué suerte que, aparte de ti, alguien como Cortázar dejase escrito y descrito ese instante eterno que precede a lo desconocido.
Un abrazo

Myra dijo...

Tus palabras me han contagiado esa emoción que sentiste, Juan y te aseguro que no es una frase hecha. Me ha encantado la comparación que has establecido con esa primera imagen de Manderley abriéndose paso ante la cámara.

Enhorabuena por haber podido compartir ese momento tan especial con tu hija. He visto, a través de tus palabras, esa última mirada que os disteis antes de comenzar el concierto. Qué bonito.

Qué casualidad que tanto tú como yo nos hayamos emocionado con el sonido de un violín este fin de semana.

Un beso.

abril en paris dijo...

Estoy sorprendida y al mismo tiempo emocionada por estas casualidades. Abro el correo y tengo un enlace de un amigo para escuchar un concierto, visito a Myra y su tema de hoy es una película musical y Marcos nos deja en el suyo una pieza maravillosa de George Gershwin..he visto Cuarteto y ahora tú que nos relatas esa experiencia mágica..,de veras ¿existen las coincidencias? o ¿ son los "dioses" que nos reunen a todos alrededor de las más bellas artes..?

Un beso

V dijo...

Cuanta razon tienes...uno intenta buscar adjetivos, adverbios y todo el arsenal posible para tratatr de describir y transmitir algo que las artes hablan tal vez en otro idioma...mejor se lo dejamos a Cortazar. Aunque ciertamente, se nota y mucho que ese concierto y esos ensayos junto a tu hija son algo especial.Un día de estos te corregirá y te dirá así no papa asi...Y se te caerá la baba. Me voy a escuchar el concierto.

Adam Holgrave dijo...

Saludos decadentistas de nuevo, Juan. Estoy escuchando a Lara St. John por youtube y entiendo los vaivenes emocionales que pudieron malearse aquella mítica noche vuestra. La música, cuando es sincera y conecta con el alma de su creador/a... se vuelve un arma de fuego vivo, pero nunca quema en exceso. De todas formas, lo que más me gusta de tu entrada de hoy es lo que cuentas de y sobre tu pequeña. Me encanta la imagen del padre y la hija compartiendo el arte en acción, saboreando esos momentos que quedarán para siempre en la memoria. ¡Ójala viva algo parecido yo algún día!

Por ahora, vuelvo al mundo bloguero (ahora con una web, a luchar por la Constancia, esa ramera que no me acepta), haciendo criti-comentarios y preparando nuevas secciones. En fin, me alegro de volver por aquí.

¡Un abrazo!

Juan Herrezuelo dijo...

Amigos U-TOPÍA, JOSÉ LUIS MARTÍNEZ CLARÉS, MYRA, ABRIL, V, ADAM HOLGRAVE: cuando hay tantas afinidades como las que hemos ido descubriendo los unos en los otros -ese gusto por la buena música, el buen cine y la buena literatura que compartimos-, tal vez fuera mejor hablar de coincidencias antes que de casualidades. En cualquier caso, también creo en la casualidad. El concierto al que se refería Cortázar fue uno de Thelonius Monk, que ya es a estas alturas un músico clásico. El Concierto de violín de Jean Sibelius no sólo encierra una honda belleza romántica y evocativa, sino que es también una auténtica prueba, un tour de force para cualquier violinista que se atreva a tocarlo. La versión de esta jovencísima Hilary Hahn del vídeo (no he podido saber de qué año es esa grabación, supongo que a mediados de la década de los dosmil) es magnífica; la de Lara St. John no lo fue menos: una ocasión para recordar, en efecto, toda la vida.

Belkys Pulido dijo...

Juan, hoy escribía sobre José Martí y pensaba en ese momento cómplice que compartías con tu hija. Ismaelillo me obligó, entonces, a escoger un fragmento pensando en esta entrada tuya.
Como no puedo superar al Apóstol te comparto:
Hay una lengua espléndida, que vibra en las cuerdas de la melodía y se habla con los movimientos del corazón: es como una promesa de ventura, como un vislumbre de certeza, como prenda de claridad y plenitud. El color tiene límites; la palabra, labios: la música, cielo. Lo verdadero es lo que no termina: y la música está perpetuamente palpitando en el espacio. (White. Revista Universal México, 25 de mayo de 1875. t.5

Juan Herrezuelo dijo...

BELKYS: Magnífica la cita de Martí. La música, en su capacidad expresiva, es ilimitada, en efecto. Muñoz Molina dice que quien trabaja debería extraer de la música una valiosa lección de humildad, a saber: que hay universos enteros que están más allá de ellas, complejidades y sutilezas al margen de las palabras; que no todo puede o debe expresarse verbalmente. Un saludo, amiga de allá.

Anna Genovés dijo...

Una delicia de sonidos esparcidos por el aire.

Saludos, Anna

Clarice Baricco dijo...



Qué hermosa experiencia vivieron.

Gracias por comentarme sobre el libro de las bicicletas. Espero que llegue a mi tiera.

Abrazos y un placer leerte.